Consejos para el mantenimiento de pavimentos exteriores

Los pavimentos exteriores tienen que enfrentarse a una enorme cantidad de retos con el paso del tiempo. Están expuestos a problemas como las inclemencias del tiempo, la contaminación y el tránsito constante, a veces por parte incluso de vehículos, entre otras posibilidades. Por ello, aunque los pavimentos exteriores están preparados desde su concepción para desarrollar su función al aire libre, es necesario vigilar su desarrollo y ocuparse de su mantenimiento, de forma que puedan lucir siempre como el primer día. Para ayudarte en este cometido, queremos darte algunos consejos generales para el mantenimiento de pavimentos exteriores que esperamos que te sean de utilidad.

– Ten en cuenta el material específico del que está hecho tu pavimento. Los pavimentos exteriores no son todos iguales ni tienen las mismas necesidades. Dependiendo del material del que estén hechos, requerirán unos cuidados más específicos que otros. Por ejemplo, un pavimento exterior de madera requerirá una atención mucho mayor que uno hecho de piedra, que será mucho más resistente y necesitará menos cuidados. Por ello, debes conocer bien el material del que está hecho tu pavimento y tener en cuenta sus características para poder otorgarle los cuidados que realmente necesita.

– Piensa en el uso que le vas a dar. Los pavimentos exteriores pueden tener muchas funciones distintas que les afecten en mayor o menor grado. No es el mismo daño en el sufre, por ejemplo, un pavimento de jardín por el que transitan muy pocas personas a lo largo del día, que el que rodea una piscina y está constantemente expuesto al agua y a los elementos químicos vinculados a dicha piscina. Por lo tanto, a la hora de pensar en el mantenimiento que necesitará el pavimento, considera el uso que le vas a dar y la vigilancia que necesitarás prestarle dependiendo del mismo.

– Revisa con asiduidad el pavimento. Es importante que revises todo el pavimento con cierta asiduidad en busca de roturas, resquebrajamientos o rayones. Si ocurre alguno de estos acontecimientos, será mucho más fácil tratarlos y arreglarlos rápidamente, que esperar a que el problema se haga más grande y necesite de una sustitución total o parcial del pavimento. Por lo tanto, asegúrate de vigilar de vez en cuando toda la longitud del pavimento en busca de pequeños problemas. También te recomendamos que tomes fotografías del pavimento cuando realices estas inspecciones. Algunos cambios pueden ser muy pequeños y difícilmente apreciables de una revisión a otra, por lo que la comparación entre las fotografías de una revisión y de otra te pueden ser muy útiles. Te aseguramos que lo agradecerás.

– Limpia los pavimentos de exterior cada cierto tiempo para evitar que la suciedad los dañe. Si bien es cierto que los pavimentos exteriores están hechos para soportar condiciones muy duras. Pero, con el paso del tiempo, la suciedad se acumula y puede dañar enormemente los materiales del pavimento. Esto es especialmente importante en el caso de aquellos pavimentos que tienen que soportar una gran presión, como aquellos vinculados al paso de coches o que estén cerca del jardín, pues se pueden ver perjudicados por el crecimiento de plantas, el barro y otros muchos productos dañinos. Por todo ello, es importante abordar la limpieza de los pavimentos exteriores cada cierto tiempo, según las especificaciones de cada material.

– Considera los beneficios de las medidas preventivas. Siempre es mejor tener que hacer pequeños arreglos o modificaciones que tener que sustituir una pieza entera. Aún mejor es no tener que llegar a realizar estas modificaciones en mucho tiempo, por lo que piensa en las virtudes de la prevención. Dichas prevenciones te pueden ayudar a conseguir que tu pavimento dure mucho más y tenga un aspecto mejor durante más tiempo. En este sentido, piensa en realizar revestimientos para proteger el material antes de su instalación, organiza revisiones de las tuberías para evitar filtraciones que puedan manchar el pavimento y reaplica los aislantes necesarios en las juntas y los rincones cuando sea necesario, entre otras cuestiones. Así, con algunas medidas de precaución adecuadas, puedes conseguir que tu pavimento dure mucho más sin necesidad de sustituir partes del mismo o de hacer grandes reformas.

Los pavimentos exteriores son enormemente resistentes y duraderos, pero también necesitan algunos cuidados y que les prestemos la atención que merecen. Con estos sencillos pasos, tu precioso pavimento exterior te durará mucho.

By | 2017-01-11T13:11:00+00:00 Enero 11th, 2017|EXPLOCAN|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies